JUBERA-2023-04-02

Ayer nos fuimos a buscar huellas de dinosaurio mientras caminábamos por los aledaños del pueblo de Jubera. Fue una tarea imposible. Los restos se han acoplado tanto al paisaje que ya forman un todo uniforme y sin la ayuda de los lugareños es una tarea perdida de antemano.

Pero aunque no localizamos huellas, descubrimos unos paseos y parajes sorprendentes. Lo admirable se encuentra muchas veces a la vuelta de la esquina, a unos pocos cientos de metros de un pueblo del que ni habíamos oído hablar.

Hay veces que volamos a otras latitudes, a otros continentes en pos de reliquias que nos subyuguen, que nos cautiven porque hemos oído de su belleza sin darnos cuenta que a pocos kilómetros de nuestra propia casa, también hay cosas por descubrir.

2023-03-26-RIGLOS

No sé si será el sol cuando brilla, o la mañana luminosa de primavera que nos acompañó, o el contagio de las sensaciones placenteras. Pero el domingo, la definición que mejor se ajusta ha sido de alegría. La alegría del encuentro.

El encuentro con los que todavía no pueden acompañarnos por las cumbres, el encuentro de la montaña, de la comida, de la canción en el autobús.

La alegría ha rondado entre nosotros hasta en los momentos delicados del camino, entre las frías rocas, en las cumbres, en todos los parajes.

Días así son una inyección de adrenalina para continuar en la buena senda. La senda del humor, de la camaradería y de la vista en un futuro repleto de vivencias en agradable compañía.

MADOTZ-ETXABARRI-2023-03-19

La lluvia golpea suave sobre los rostros. Equipados para el mal tiempo caminamos a paso acelerado, como si acelerar detuviera la escasa lluvia.

El día transcurre entre la niebla, la mansa lluvia y el empeño por subir, a pesar de lo resbaladizo del terreno.

Al filo del almuerzo, una leve angustia suena en los celulares. Las condiciones atmosféricas y los sistemas de posicionamiento modernos, han jugado una mala pasada a uno de los grupos que hemos formado al comenzar el camino.

Pero todo se ha quedado en nada. Unos silbidos, unos pitidos y el encuentro se ha producido en muy poco tiempo.

Desde ahí, sin apenas poder disfrutar del paisaje por la niebla, nos hemos dirigido en armonía  hasta el final del recorrido.

Un día distinto, en el que la inquietud por subir, la hemos cambiado por la alegría de transitar en unión.

VELATE-DONAMARIA-2023-03-12

Hemos pasado de la niebla a la primavera en unos cuantos kilómetros. La luz se esconde; si miras a cualquier lado, tan solo ves poco más allá de tus propios pies, no se distinguen los montes, el horizonte no existe entre la bruma.

Pero una calidez se va aposentando en el cuerpo y la luz comienza a aparecer. Las nubes emigran poco a poco y ya vemos donde estamos, aunque a algunos nos cueste situarnos.

La primavera ha venido de repente. Las flores están a la vista, abiertas para nosotros, los pájaros se llaman, y la alegría renace en nuestros rostros.

Al fin podemos disfrutar del paisaje, y de la naturaleza, y para naturaleza, ya al final de la ruta, las cascadas fluyen constantes y rápidas, embrujando nuestra mirada y llenando nuestras cámaras de instantes perpetuos para el recuerdo.

GORRITI-LEKUMBERRI-2023-03-05

Hay estampas que tienen nobre de poesía. Hay momentos que se retienen y se graban en la memoria como cuadros pintados. Hay escenas que te sumergen en el propio paisaje,  y te buscas en el entorno, como si fueras un elemento más

Hoy hemos penetrado en el habitat para fundirnos con el, para ser un fragmento , una parte indisoluble de lo que acontece.

Hoy hemos sido nieve perpetua, sol en danza y aristas puntiagudas entre el blanco y el verdor del paisaje.

 Miramos hacia la lejanía y solo vemos montes nevados, dibujados pueblos sobre el valle y extensiones de terreno sin apenas vida animal. Pero ahí estamos, una perenne existencia empequeñecida por la grandiosidad de la naturaleza.

CASEDA-2023-02-26

El frio de la mañana se nos ha metido en los huesos mientras comenzamos el camino. El viento nos encoje, nos concentra en la marcha para sentir el calor de nuestro propio cuerpo.

Este invierno se resiste a desaparecer, aunque ya van brotando algunas flores en los almendros.

Poco a poco dejamos el pueblo y nos adentramos en los caminos que nos conducen a las cimas del día. Apenas paramos, unas fotos para documentar  que estuvimos ahí y de nuevo en marcha. Un pequeño refugio entre los árboles para el refrigerio y de nuevo al recorrido.

Hay días que caminar es más importante que hacia dónde. Caminar para sacar el frio, para elevar la temperatura, para terminar el recorrido y recogerse en la calidez del autobús.

Pero hoy no toca al final el recogimiento. Hoy, a la orilla del rio, con un viento helado, nos hemos hermanado con un refrigerio, y hemos brindado por la salud y felicidad de unas compañeras. La temperatura ha sido muy fría, pero el ambiente ha sido muy cálido. Esperemos que la próxima podamos vivir también el calorcito del día

LONGAS-2023-02-19

Perdido entre carreteras imposibles, hemos encontrado el punto de salida de nuestra marcha. Lo que no hemos disfrutado llegando lo hemos disfrutado andando. Alguno ya habíamos recorrido estas tierras hace algún año, y no nos han defraudado. Son paisajes para disfrutar subiendo y bajando, sintiendo en rio a cada paso mientras oyes el sonido de su caudal, de sus pequeñas cascadas y observas su color característico.

Y una vez sales de la maraña de árboles y arbustos que circundan el rio, cuando llegas a la ermita y subes a las cimas que la custodian, el paisaje se ensancha, se hace horizonte conocido dibujando los pirineos  a golpe de objetivo. Porque no se puede uno marchar sin obtener una visión panorámica tanto a través de los ojos, como encerrada en el sensor fotográfico

Terminar un día sin una comida en el propio pueblo habría sido una ofensa al paisaje y al paisanaje. Por ello, así lo terminamos, disfrutando igualmente de las viandas servidas.

VENTA LARRION-M.IRANZU-2023-02-05

Si no fuera por el frio que penetra tras las ráfagas vespertinas, se diría que estamos casi en primavera. La luz va irrumpiendo y se abalanza sobre nosotros cada mañana con más prontitud. Poco a poco los campos se pueblan de verdor y algunos árboles se desperezan  la cruda estación

Pero este tiempo tiene dos caras, como los montes. Y si te adentras a la cara oscura, vuelves a ver el invierno en toda su crudeza. Nieves que permanecen ancladas al terreno, formando en los refugios más sombríos grandes placas de hielo que impiden una marcha despreocupada.

Aunque también nos agrada, nos desvela, nos pone en guardia y nos procura nuevos retos. Sentir en un corto espacio la emoción de que estamos lejos, rodeados por un clima inhóspito, para en unos pocos cientos de metros, volver a vivir la alucinación de la primavera sobre el rostro, cerca ya de nuestro destino, y pensando en redondear el día con una cervecita acodado en la barra, mientras se hace la hora del regreso.

IRAIZOZ-2023-01-29

El silencio de las hayas, recluidas tras una capa de nieve, traspasa su mutismo al ambiente. Nada ni nadie osa traspasar ese umbral de calma. Apenas nuestros pasos le dan un silencio rítmico al entorno. La pureza del paisaje penetra en nuestro semblante y nos lleva mudos por los caminos para no desentonar del paraje.

No hay pájaros cantores, ni siquiera el viento se ha dignado aparecer para no romper la armonía del instante. Las nubes también han aportado su imagen dando unas pinceladas entre negro y blanco para no enturbiar con su fuerza la unidad de una sosegada mañana.